Vinaora Nivo SliderVinaora Nivo Slider


El uso de los anticoagulantes orales (AO), se inició hace más de 50 años.
Fue en los primeros años del siglo XX cuando muchos granjeros de América del Norte observaron que sus ganados presentaban hemorragias cuando comían determinados forrajes. En el año 1924, en el estado de Dakota y en Canadá, se obtuvieron las primeras cumarinas a partir del trébol dulce y, posteriormente, se sintetizó el acenocumarol, que es el AO más usado en Argentina y España. En 1931, Roderick descubrió que las hemorragias se debían a la reducción tóxica de la protrombina plasmática. 
Otros AO son el biscumacetato de etilo (de acción muy corta, por lo que no suele utilizarse), el femprocumon(de acción más prolongada), la fluindiona(sólo se utiliza muy poco en Francia) y la warfarina(que tiene una acción más prolongada siendo el más utilizado,en Norteamérica)

“La información contenida en esta web, tiene carácter informativo y en ningún momento sustituye a la que le haya sido administrada por su médico o reemplaza la consulta médica. En caso de cualquier duda o aclaración, consulte a su médico”.

 


Es un proceso normal que ocurre cuando una persona sangra producto de un corte o una herida, evitando un sangrado excesivo (hemorragia).
Al producirse la hemorragia, los vasos sanguíneos comienzan a contraerse (vasoconstricción), reduciendo el flujo sanguíneo.
Las plaquetas (un tipo de elementos de la sangre) junto con otras sustancias (los factores de coagulación), se acumulan en el sitio de la lesión formando un “tapón” (coágulo) con el fin de evitar la hemorragia.

 “La información contenida en esta web, tiene carácter informativo y en ningún momento sustituye a la que le haya sido administrada por su médico o reemplaza la consulta médica. En caso de cualquier duda o aclaración, consulte a su médico”.

 

Los fármacos AO antagonizan en el hígado la acción de la vitamina K y bloquean la síntesis de varios factores de la coagulación (II, VII, IX y X), así como de las proteínas procoagulantes C y S. El más utilizado en Argentina es el acenocumarol, que se encuentra comercializado en tabletas de 1 y de 4 mg.
Se absorbe por vía oral, se une a las proteínas plasmáticas en un alto porcentaje, se metaboliza en el hígado y se elimina por vía renal. Tiene una vida media bastante corta y se suele administrar en una sola dosis. En caso de hemorragia grave, sus efectos pueden ser neutralizados más rápidamente que los de otros anticoagulantes de vida media más larga. Su principal efecto adverso es la hemorragia por sobredosificación; menos frecuentes son la intolerancia gastrointestinal, prurito, alopecia, osteoporosis, urticaria, uricosuria, síndrome del dedo púrpura, necrosis hemorrágica de piel, etc.
Atraviesa la barrera placentaria y es teratógeno.
El otro AO utilizado en la Argentina es la warfarina sódica, de vida media más larga, se encuentra comercializado en comprimidos de 2 y 5 mg, siendo en el resto de sus características similar al anterior.
 
 “La información contenida en esta web, tiene carácter informativo y en ningún momento sustituye a la que le haya sido administrada por su médico o reemplaza la consulta médica. En caso de cualquier duda o aclaración, consulte a su médico”.

 

Foro anticoagulados

 

AVCR del paciente anticoagulado